Un aficionado de 18 años murió este lunes debido a las heridas de bala recibidas en un ataque de 'barrabravas' -hinchas violentos- en un partido de la cuarta categoría del fútbol argentino,  en la ciudad de Luján, en la provincia de Buenos Aires, informaron fuentes hospitalarias.

El joven Joaquín Coronel fue alcanzado por disparos de armas de fuego efectuados por fanáticos del equipo rival Leandro N. Alem cerca del estadio del club Luján tras el partido clásico por la Primera C que ambos disputaban el domingo en esta ciudad, a unos  60 km al oeste de la capital Buenos Aires. El juego fue suspendido por violentos incidentes a los 14 minutos cuando igualaban 0-0. 

Su deceso elevó a 342 el saldo de víctimas mortales por la violencia en las canchas del fútbol argentino desde 1922, aunque dos tercios de las muertes se produjeron a partir de la década de 1990, según la ONG local Salvemos al Fútbol.

Coronel y otras seis personas habían sido hospitalizadas con impactos de bala, a raíz de la agresión de los 'barrabravas' desde un automóvil que pasó por el exterior del estadio durante los incidentes. No hubo reporte aún sobre el estado de salud de los restantes heridos.

La Asociación del Fútbol Argentino (AFA) emitió un comunicado en el que "lamenta y condena enérgicamente los hechos de violencia en las afueras del Estadio Municipal de Luján y toma el compromiso de colaborar "con la investigación" judicial.

Comentarios