La Federación Boliviana de Fútbol (FBF) decidió finalmente cancelar la Copa Bolivia ante la negativa de disputarla por parte de los clubes de la División Profesional.

El motivo principal que emplearon los 16 equipos de primera fue el incumplimiento de requisitos de clubes de la División Aficionados, específicamente ante la carencia de personería jurídica de las instituciones.

El inédito certamen que presentó la FBF para esta temporada quedó truncado a pesar de que los clasificados estaban definidos.

La Copa Bolivia iba a entregar un cupo en Copa Sudamericana al vencedor y un premio de 500 mil dólares ofrecido por Conmebol. Además, el campeón clasificaba a la Supercopa, un torneo corto que iba a estar integrado además por el ganador del torneo Apertura, el del torneo Clausura y el mejor ubicado de la tabla acumulada.


Comentarios