Cristiano Ronaldo pidió disculpas por haber hecho caer al suelo el teléfono de un aficionado al golpearle en la mano cuando abandonaba el terreno de juego, después de la derrota del Manchester United ante el Everton e invitó al adolescente a uno de sus partidos. La invitación fue rechazada.

Sarah Kelly, madre de Jake Harding, fue contundente con un "no" a la invitación. ¿Por qué mi hijo debería viajar al Old Trafford? ¿Por qué querría un Blue ir a ver a un Red Devil? No tengo nada que decirle”, dijo la madre a Sky News. 

"Si alguien lo agrediera en la calle y luego nos pidiese que fuéramos a cenar, no iríamos. ¿Por qué iríamos a verlo? ¿Solo porque es Cristiano?". "Cómo puedes hablar de deportividad y hacerle eso a un niño de 14 años. Eso no es deportividad en absoluto. Si fuera genuino, creo que debería haberse dado vuelta en el momento del incidente, tomar el teléfono de Jake y decir ‘lo siento", agregó.

PUEDES LEER: Cristiano le tiró el celular a un adolescente; la Policía y Manchester inician investigación

Cristiano reconoció su error en una publicación en Instagram tras el incidente. "Nunca es fácil gestionar tus emociones en momentos difíciles como los que vivimos", escribió.

"Sin embargo, siempre debemos ser respetuosos, tener paciencia y dar ejemplo a los jóvenes que aman este bonito deporte. Querría disculparme por mi momento de enfado y, si es posible, me gustaría invitar a ese aficionado a venir a ver un partido a Old Trafford, como señal de fair-play y espíritu deportivo", añadió.

Tras la derrota, el Manchester United es séptimo, a seis puntos de los puestos que clasifican a la Liga de Campeones.




Comentarios