“Boca Juniors lamenta el fallecimiento de Don Segundo, papá de Carlitos, y acompaña a la familia Tevez y a sus amigos en este momento de tanto dolor y tristeza. ¡Mucha fuerza!”, con esas líneas, el club xeneize comunicó la muerte de Segundo, el padre adoptivo de Carlos Tevez, que se encontraba delicado de salud desde hace meses.

Segundo Tevez se había operado del cuello hacía un año y se habría contagiado de coronavirus en un chequeo médico. Tuvo neumonía, diabetes y COVID-19 por el que estuvo en terapia intensiva. Los médicos ya le habían avisado a la familia que el cuadro era irreversible.

Carlos Tevez ya emprendió el regreso desde Rosario, donde se encontraba concentrado para el partido de esta noche ante Newell´s.

Cada vez que Carlos Tevez hablaba de Segundo Tevez, su padre del corazón, no logra ocultar su agradecimiento. No podía evitar reflejar la gratitud a quien le enseñó el camino cuando él era apenas un niño y había quedado sin una guía. Nació el 5 de febrero de 1984 en Fuerte Apache y a los ocho meses sufrió un accidente con agua hirviendo que le generó las cicatrices que lo acompañan hasta hoy. El hecho casi le costó la vida.

Durante el período de recuperación fue abandonado por Fabiana, su madre, y adoptado por sus tíos, Adriana Martínez y Segundo Tevez. Cuando tenía cinco años, su padre biológico murió en un tiroteo.

Hace pocos días, Tevez recordó con anécdotas cómo lo forjaron los consejos de Segundo. El hoy capitán de Boca hizo de su vida una historia de resurrección gracias a su recuperación, su talento pero, fundamentalmente, porque tuvo a su lado un guía que le dio los consejos más básicos, a veces los más difíciles de entender. Ese fue Segundo Tevez, su padre adoptivo.

Y recordó algo de su historia: “Mi papá se hizo cargo de mí sin tener nada que ver conmigo. Él era el novio de Adriana, que era la hermana de Fabiana, que era mi mamá. Vio la situación y en todo momento se hizo cargo”, destacó.

La situación, el cuadro, dijo, era la de “un chico indefenso que no tenía un guía ni nada y él se hizo cargo de algo que no tenía por qué hacer. Eso habla muy bien de él, toda mi vida fue así. Él nunca hizo diferencia con el Chueco, crecimos juntos, yo le llevo dos años, pero él compraba una remera para cada uno de la misma, zapatillas, pantalón, siempre uno para cada uno, nos vestía igual, nunca hizo diferencia entre su hijo propio y yo”.

Fue Segundo el hombre más honesto. “Cuando supe lo que había pasado con mi verdadero padre fue porque él me lo dijo. Me contó que a mi papá lo habían matado (ndr: su padre biológico, Juan Carlos Cabral, murió durante un tiroteo en 1989 y nunca lo reconoció) pero que él me sentía como si fuera suyo, que él iba a ser mi papá y Segundo el hombre que se puso la familia al hombro y sacó a los Tevez adelante”.

La muerte del padre de Tevez se suma a la pérdida de la madre de Ronaldihno, también a causa del coronavirus.

Fuente: TN



Comentarios