Un día muy triste para el goleador boliviano Marcelo Martins Moreno, y no precisamente porque el arco siga cerrado para él en Paraguay, o porque la selección boliviana no haya clasificado a la próxima copa del mundo, sino porque su mentor y su guía, don Mauro Martins, falleció.

Don Mauro, como le decían todos de cariño, siempre manifestó su orgullo por el ‘Flecheiro’, desde que comenzó a jugar en Oriente Petrolero y pasó su fútbol por diferentes ligas como Brasil, Ucrania, Alemania, Inglaterra, China y ahora Paraguay.

En una entrevista que dio a UNITEL el carismático papá del goleador decía que Marcelo es “es un orgullo, una alegría para un papá. Fui yo quien hice a ese minino, desde pequeño criando a él con la pelota en el pie. Para mí es como si fuese Pelé, para mí es el mejor jugador del mundo. Es mi hijo y yo tengo que aplaudir a mi jugador”.

Con los ojos llorosos don Mauro contó que el apodo que él siempre le decía a Marcelo era “garoto (chico) de oro”.


En reiteradas ocasiones el goleador que tiene las eliminatorias sudamericanas confesó que su papá fue el pilar fundamental para que él sea futbolista, señaló que siempre apostó por él y que dejaba todo para que Marcelo pudiera ir a los entrenamientos y pueda tener las zapatillas adecuadas para el fútbol.

Don Mauro padecía de una dolencia en el hígado y estuvo siendo tratado en Río de Janeiro, tras varias semanas fue trasladado hasta Santa Cruz de la Sierra, donde fue también internado en una clínica privada.

Comentarios