Lionel Messi se sacó la espina de ser campeón con su selección y nada menos que ante Brasil, lo que podía haber provocado una reacción extralimitada debido a la rivalidad eterna. Ya en el partido contra Colombia se vio al capitán argentino gritar molesto a Yerri Mina tras fallar un penal (conoce la historia aquí) y ha quedado confirmado que su filosofía es no burlarse del rival derrotado nunca. 

Según relata el diario Clarín, en plena euforia, mientras los jugadores cantaban el clásico "dale campeón, dale campeón", Rodrigo De Paul quiso cambiar el cantito y comenzar con otro clásico: el "brasilero, brasilero...". Pero Messi, bien atento a la situación, lo frenó en seco.

"No, no", le dijo con la voz y con el dedo índice moviendo de un lado al otro. Y se fue de la montonera para cortar el momento de euforia.

Mira el video: 

PUEDES LEER: El abrazo entre Messi y Neymar; amigos y rivales

Argentina y Messi se sacudieron una angustia aplastante de 28 años sin títulos al ganar la Copa América-2021 en el patio de su archirrival Brasil.

Messi se dejó caer en el campo de juego del Maracaná tras el pitazo final y descargó un llanto equivalente a tres finales perdidas de Copa América (2007, 2015 y 2016) y a la del Mundial-2014 en el mismo escenario en el que cortó la maldición.

Luego de alzar la Copa y recibir su medalla Messi hizo una videollamada a su esposa Antonela Roccuzzo y a sus hijos.


Comentarios