El bloqueo de los agricultores de Cochabamba sobre la carretera al occidente del país continúa por segundo día consecutivo. Los productores, que denunciaron que deben desechar el 60% de los alimentos que cultivan debido al contrabando, exigen que el Gobierno tome medidas contra ese comercio ilegal, principalmente de papa y cebolla.

Como parte de su medida de presión, los manifestantes retuvieron a dos camiones que transportaban cebolla proveniente de Perú. Sin embargo, los conductores de ambos vehículos aseguraron que la carga fue internada legalmente a Bolivia. Mostraron documentos aduaneros firmados y sellados tras su ingreso por Desaguadero y manifestaron que toda su mercadería se arruinará.

Lee también: La producción de papa de los Valles contra el contrabando


Pese a la explicación, los productores del valle bajo que iniciaron el bloqueo insistieron con no permitir el paso de los camiones y hoy incluso taparon la vía con las cargas de cebolla. Exigen al Gobierno soluciones y dialogar con el ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Remmy Gonzales, el viceministro de Lucha contra el Contrabando, el director nacional del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) y la presidenta de la Aduana.


La Cámara Agropecuaria de Cochabamba (CAC) y la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba (FEPC) apoyaron a los agricultores debido a que, indicaron, es insostenible la producción nacional de alimentos y en otros rubros ante el contrabando.

El gerente de la CAC, Rolando Morales, dijo que Bolivia pierde 600 millones de dólares por evasión de impuestos del contrabando, anualmente, y respaldó la medida asumida por los agricultores afectados.


El presidente de la FEPC, Luis Laredo, demandó al Gobierno tomar medidas urgentes para frenar el contrabando que está dejando sin empleo a miles de familias en Cochabamba y todo el país. Agregó que principalmente las familias que viven de la producción agrícola están seriamente afectadas por el comercio ilegal.

Comentarios