A pocos meses del inicio del invierno en Sudamérica, el Gobierno de Argentina anunció que tiene garantizada la provisión de gas para esa temporada, pues asegura que ha logrado un incremento de los envíos con Bolivia; sin embargo, esto se concretará en caso que Brasil acepte recibir una menor cantidad del energético boliviano. 

Veníamos con un abastecimiento de 7,5 millones de metros de Bolivia, y esta semana va a llegar a entre 10 y 11 millones. Vamos a llegar a 16 millones de metros (por día) a mediados de año”, expresó el presidente de Ieasa, Agustín Gerez, señala Clarin.

También te puede interesar: YPFB espera certificar la cantidad de reservas de gas hasta finales de 2022

En un boletín informativo de YPFB ya se había mencionado sobre estas negociaciones, aunque el presidente ejecutivo de la estatal petrolera de Bolivia, Armin Dorgathen señaló que se pretendía llegar hasta 12 millones de m3 día, durante invierno. 

“Esto aún está en un trabajo técnico ya que necesitamos enviar el remanente de gas, en contra estacionalidad, a Brasil”, señaló la Dorghaten.

Según Infobae, el Gobierno de Argentina ya se ha contactado con el organismo brasileño que fiscaliza la provisión de gas para consultarle si puede resignar al menos 2 millones de metros cúbicos de gas para que ese hidrocarburo sea enviado su país.  

Desde Brasil aún no se conoce un pronunciamiento oficial y su autorización es fundamental para que Bolivia pueda enviar gas a Argentina y no incumpla sus obligaciones con el gigante sudamericano. 

Para Argentina, el gas boliviano no solo permite garantizar el energético a ese país, sino también ayuda a disminuir las compras de GNL, un hidrocarburo más caro. 

Clarín agrega que por el gas boliviano se pagará en torno a los $us 9 más algún adicional, mientras que el gas de GNL se paga en un rango de entre $us 35 y $us 45 por millón de BTU.

Esta negociación fue hecha por Ieasa con YPFB (su contraparte boliviana) y la aprobación del presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner”, cuenta Gerez.

Todo eso fue posible pues la recuperación de embalses en Brasil hizo que ese país dependa menos del gas boliviano y se liberen cupos de gas que ahora tendrán a Argentina como destino.

Comentarios