Decenas de camiones se encuentran varados en la avenida Blanco Galindo, que une a Cochabamba con La Paz y Oruro. Los transportistas se encuentran preocupados por las multas que se tiene cuando las cargas no llega a tiempo a su destino.

“Es un perjuicio grave porque el contenedor se paga 100 dólares por día de retraso”, indicó uno de los choferes que transporta soya hacia la ciudad chilena de Iquique.

El conductor señaló que el camión ya debía encontrarse en la frontera con el vecinos país, pero aún aguarda la solución del conflicto. A esto se suma que se debe dar maneras de afrontar los gastos de alimentación.

“No queda más que esperar”, añadió mientras come pasankalla (o pororó) para aliviar el hambre del mediodía.

Otro transportista, que lleva combustible en una cisterna, indicó que ya debía estar este martes en la ciudad de La Paz. Añadió que en su caso también existen multas por contra versiones por retraso de la carga.

Explicó que al manejar una carga peligrosa no puede usar vías alternas que podrían ponerlo en riesgo.

Este martes se cumple el segundo día del bloqueo en la avenida Blanco Galindo, a la altura del río Huayculi.

Los padres de familia del colegio San Ignacio de Loyola exigen un documento firmado por parte del gobernador Humberto Sánchez, en el que se regularice el derecho propietario para que la Alcaldía de Quillacollo pueda realizar trabajos.

Comentarios