"Mientras que discursean, marchan y decretan, miles de familias y empresas de familia pensamos en cómo pagar la cuenta", señalan empresarios que manifestaron su descontento tras la aprobación por decreto supremo de un incremento salarial que aseguran, no tiene un sustento técnico y que es promovido con una finalidad política.

Desde la Cámara de Industria, Comercio, Servicios y Turismo (Cainco) se remarcó a través de un comunicado que se deben cambiar los roles y la manera de dialogar y que las negociaciones se deben realizar entre los representantes genuinos de los trabajadores y "aquellos que pagan la cuenta", los emprendedores y empresarios, mientras que el Gobierno debe limitarse a convocar y a propiciar el dialogo recogiendo los acuerdos entre trabajadores y empleadores para darles validez.


Puedes leer: Analista. Decretos resultan ser declarativos y poco eficientes para nuevas políticas laborales

Se hizo mención a la propuesta de negociar un incremento por sector o rubro, pues no todos se han recuperado luego de la pandemia, pero no fueron escuchados, pero, sin embargo, sí se aplica este principio para los sectores de salud y educación. "¿Por qué no se utilizó esta forma de negociación para los otros sectores? ¿Por qué no se vio las posibilidades y condiciones de los sectores industria, comercio, servicios para acordar aumentos según las posibilidades de cada rubro?, cuestionaron".

El presidente Luis Arce ratificó durante el domingo, durante los actos por el Día del Trabajo, un incremento salarial al haber básico del 3% y un 4% al salario mínimo nacional.

Te puede interesarLuis Arce lanza cuatro medidas en el Día del Trabajo y oficializa el incremento salarial

A través del comunicado de Cainco se indica que "no necesitamos un decreto del Gobierno para mejorar los salarios, aplicamos métodos que bonifican los resultados, que hacen participar al trabajador en los logros. Aumentamos salarios cuando promovemos un trabajador meritorio. Ofrecemos carrera a los que destacan".

Comentarios