Durante tres días las heladas se hicieron sentir en varios de los municipios de los Valles cruceños, donde se perdieron hortalizas y la pastura que es el alimento vital para el ganado. La temperatura marcó los -3.5 grados y productores se declararon en emergencia.

Según los datos recabados por la Gobernación de Santa Cruz, se detectó afectación en 2.893 hectáreas en los valles, que tenían plantaciones de papa, zanahoria, maíz, trigo, lechuga, entre otros.

Postrervalle, Quirusillas, Moro Moro y Vallegrande fueron los municipios más afectados. Mientras que en Mairana los ganaderos sufrieron pérdidas. 


Otras de las pérdidas registradas por las heladas fueron las pasturas que son parte del alimento vital del ganado, con poco más de dos mil hectáreas.

Los ganaderos de este sector señalaron que la pastura quedó quemada por la helada y que no servirá para que el ganado se alimente, además se vendrá una época de sequía por el invierno y tendrán que elevar sus costos porque están obligados a comprar este producto.

Este sector señaló que pedirá ser atendido por Fegasacruz, para recibir ayuda en la compra de alimento. 

Comentarios