El nuevo ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Edgar Montaño, recibió este lunes su despacho y la documentación correspondiente, en el marco de un cordial encuentro, con su antecesor, Iván Arias.

"El pueblo quiere respirar tranquilidad. Mi hermano Iván Arias espero que aporte en la conciliación entre los bolivianos. Tendremos pensamientos e ideologías distintas, pero la patria es de todos los bolivianos y la vamos a reconstruir", puntualizó la nueva autoridad de Estado.

Arias, tras entregar las llaves del despacho ministerial, precisó que toda la información que le fue entregada está debidamente respaldada en al menos 101 cajas de documentos.

"Aquí se señalan las cosas buenas, las cosas malas y los desafíos, no todo fue malo ni todo bueno. Me voy por la puerta ancha como entré", apuntó.

En criterio del exministro Arias, una de las arduas tareas pendientes tiene que ver con la administración de las empresas descentralizadas, cuya excesiva autonomía amerita ser revisada.

Auditoría

El nuevo ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, dijo que su primera tarea al frente de esta cartera será la realización de auditorías internas a las empresas estatales para conocer su estado y verificar la salud financiera en la que se encuentran.

Montaño dijo que como diputado ejerció fiscalización a Entel, BoA y otras empresas estatales y conoce que su estado no es el de los mejores.

“Encontré grandes falencias en el tema de los presupuestos, es decir que ya no habría para el pago de sueldos y salarios, eso vamos a investigar y hacer la auditoría”, dijo Montaño tras jrar al cargo la tarde de este lunes.

Sobre las obras estatales paralizadas en la gestión de Jeanine Áñez como presidenta e Iván Arias como ministro dijo que se procederá con un análisis que permita su reactivación. 

El presidente Luis Arce instruyó que los nuevos ministros entreguen en un plazo breve informes sobre el estado económico de sus carteras para evaluar las acciones que se deben asumir desde el gobierno.