El Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) junto a otras organizaciones sociales y políticas, manifestaron su rechazo a la reprogramación del Censo.

A través de un documento abierto con cinco puntos, el sector condenó el cambio de la fecha de noviembre de 2022 a 2024.

“Condenamos la incapacidad manifiesta y el manejo irresponsable del Gobierno de Luis Arce, de una actividad estadística que es un mandato constitucional, herramienta fundamental que brinda datos de la realidad del país, en diversos ámbitos poblacionales, regionales y de interés para la planificación del desarrollo”, describe parte del documento.

Además, consideran que “esta medida debe ser revertida, debiendo realizarse el mismo impostergablemente el año 2023”.


“La suspensión del Censo no es gratuita, debido a que el gobierno pretende sacar ventaja, ocultando los datos de la realidad, la centralización abusiva del manejo de los recursos económicos, manteniendo el desequilibrio y postergación de ciudades pequeñas y poblaciones rurales marginadas”, señalan.

Asimismo, alertaron “que la postergación del Censo puede consolidar un fraude demográfico en marcha; la continua ocupación territorial en contra de las regiones, las autonomías y que se busca esconder el fraude electoral expresado en el incremento forzado de electores de un padrón electoral con poblaciones con decremento de habitantes”.

“Apostamos por la generación de espacios nacionales, departamentales y municipales de movilización ciudadana para la realización del Censo, con participación plena de los vecinos”, agrega el documento.

El sector es uno de los que ha mostrado su rechazo ante el anuncio del Consejo de Autonomías, en la que participaron ocho de los gobernadores del país a excepción del gobernador de Santa Cruz, donde se decidió postergar el Censo para mayo o junio de 2024, el cual inicialmente fue fijada para el 16 de noviembre de este año.

Comentarios