Tras conocerse que el acuerdo entre carniceros y Gobierno contempla el cierre de los centros de remate y que los comercializadores formarán parte del comité que define las exportaciones, la Confederación Agropecuaria Nacional (Cofeagro) señala que esas son decisiones en las que deben participar todos los sectores.

Oscar Mario Justiniano, presidente de Confeagro, calificó a los centros de remate como un facilitador para la comercialización de la carne y señaló que nada tienen que ver con el incremento de precios de la carne. Además destacó que generan cerca de 2.000 fuentes de empleo.   

También te puede interesar: Precio de la carne en Santa Cruz sigue con incremento pese al acuerdo entre comercializadores y el Gobierno

“Primero que nada bancarizan toda la plata, también facturan y pagan al Estado lo que les corresponde. Hacen que se tenga un negocio transparente. En menos de 24 o 48 horas el ganadero está recibiendo su plata”, señaló.

Justiniano considera que para conversar sobre el incremento de la carne, todos los componentes de la cadena deben ser tomados en cuenta, incluidos los centros de remate y otras actores de comercialización.

“Lo que pedimos es que nos sentemos todos con el Gobierno y presentemos los datos y veamos donde se está afectando a la población”, señaló Justiniano.

El representante de Confeagro considera incorrecto que sean los comercializadores los que definan la exportación de la carne. “Hay que dejar claro que las vacas no crecen en los mercados, los animales crecen en el campo”, señaló Justianino.

Sobre el conteo del hato ganadero que realizarán los carniceros, Justiniano explicó que todos los datos sobre el ganado de Bolivia los tiene el Gobierno a través del Senasag, que administra información que va desde la cantidad de animales, su edad, peso, cuándo son faenados e incluso el movimiento que se realiza con los animales.

“Lo que nosotros creemos es que es incorrecto ceder solamente ante caprichos, ante la fuerza que quiere demostrar una parte del eslabón productivo, una sola parte la cual termina siendo una minoría”, indicó.

Sobre las exportaciones, Justiniano explicó que cuando un productor de carne como Bolivia que no tiene la capacidad de satisfacer de este producto a los mercados externos, lo que hacen los compradores es buscar otro proveedor.

“Nosotros como Bolivia no somos el referente de venta de carne en el mundo. Es una problemática estructural que se está causando el hecho de poner a gente la cual no tiene nada que ver en lo que es la definición de la cantidad exportable o esté generando controles cuando el estado tiene los datos”, señaló.

Comentarios