Los empresarios privados de Bolivia, reunidos en Congreso en La Paz, emitieron una Declaración (bautizada con el nombre de la ciudad que acogió el encuentro) en la que anuncian sus propuestas de trabajo y acciones hacia el país y sus gobernantes.

Aquí puede leer los 8 puntos de la Declaración de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia. 

1.    Reconocemos como primera prioridad la necesidad y urgencia de controlar la epidemia del COVID 19, a través de la aceleración y optimización del proceso de vacunación a toda la población. Reiteramos nuestro compromiso de apoyar, decididamente, las políticas y planes estatales para alcanzar este objetivo, solicitando se nos permita colaborar con la gestión de provisión de vacunas, lo mismo que la cadena de suministro de las mismas hasta los beneficiarios finales, para ello, proponemos la creación de un Comité de inmunización entre el sector público y el sector privado, de tal suerte de sumar esfuerzos en este difícil desafío.

2.    Proponemos la implementación inmediata de un plan de salvataje, sostenimiento y creación de empleos, sobre la base de la propuesta presentada por la CEPB que será socializada con las organizaciones relevantes de la sociedad civil y los trabajadores.

3.    Acordamos la socialización y de difusión máxima del programa de financiamiento elaborado por la CEPB, con el concurso de la institucionalidad del sector productivo en los niveles de la sociedad civil, a fin de transmitirles nuestras propuestas para resolver los problemas de liquidez que atraviesa el Estado, el sector productivo y la necesidad de fortalecimiento del sector financiero.

4.    Definimos la conformación de equipos de trabajo con la conducción de la CEPB, que realicen un análisis minucioso y detallado de la reciente normativa que, a nuestro juicio, atenta contra los derechos de los empresarios y emprendedores privados, establecidos en la Constitución Política del Estado, las leyes y los acuerdos y tratados internacionales; y se asuman las medidas legales que corresponden para su rectificación y ajuste a derecho.

5.    Determinamos realizar las gestiones necesarias ante los gobiernos departamentales y municipales de todo el país, para promover el modelo de alianzas público privadas, como un mecanismo eficiente e idóneo para dinamizar la economía, generar empleo digno y prosperidad para todos los bolivianos.

6.    Ratificamos nuestra vocación permanente de diálogo, en la comprensión de que este instrumento debe caracterizar la generación de mejores realidades en una sociedad democrática, por lo tanto, exhortamos a las autoridades del Estado encaminar estos espacios imprescindibles de diálogo y encuentro con la concurrencia de la iniciativa privada en Bolivia.

7.    Reafirmamos la unidad plena del empresariado nacional, integrado por las pequeñas, medianas y grandes empresas de todos los sectores productivos y regiones geográficas de Bolivia y expresamos la confianza y el apoyo a nuestras organizaciones representativas nacionales y departamentales, a las que encomendamos tomar las acciones necesarias para el cumplimiento de las conclusiones del presente Congreso.

8.    Reivindicamos el rol del ciudadano empresario y emprendedor que, día a día, contribuye con su trabajo y esfuerzo, asumiendo riesgos y desafíos permanentes, ratificando diariamente su compromiso con el engrandecimiento y bienestar del país.


Comentarios