Desde abril hasta septiembre la cantidad de precipitaciones disminuye en el departamento cruceño que puede dejar consecuencias negativas en la producción del agro.

Luis Alberto Alpire, experto en agrometeorología, indicó que la siembra de invierno referente a los cultivos de soya, trigo, maiz, chia y sorgo alcanza a cerca de 1 millón 126 mil hectáreas y que es un 30% que viene afectado no solo por sequías, sino también por las heladas.

 "Si la sequía se prolonga sería un sombrío panorama para la producción de la campaña de invierno", puntualizó.

Cristina Chirinos, directora regional del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), indicó que por estadística "podemos observar que las precipitaciones en esta época tienden a disminuir". 

Remarcó que en julio, agosto y septiembre es probable que se tengan precipitaciones en el departamento "pero estas no serán significativas".

"Hay precipitaciones que se han dado en Santa Cruz pero en algunos casos no se ha alcanzado el valor esperado para cada mes", señaló.

Comentarios