Son varias las Cabañas del río Piraí, en Santa Cruz, que cerraron durante la cuarentena dictada en 2020 y otras han cerrado en las últimas semanas argumentando que las restricciones les provocó pérdidas económicas.

“El 70% de las cabañas cerraron por la pandemia y ahora por las restricciones. El único día que ganamos para sustentar la semana es el domingo”, comentó Freddy Contreras un cabañero que además contó que no pierde la esperanza de recuperar su economía.

Agregó que “nos dieron una muerte civil. Vivimos del día a día para pagar nuestros servicios básicos. Debemos tomar el ejemplo de otros países”, aseveró.

Lamenta que otras familias que tienen su cabaña hayan cerrado por quiebra y espera que los domingos no se dicte encapsulamiento para poder brindar atención al público y generar ingresos económicos. 

Comentarios