A través de su ministro de Economía, el Gobierno de Bolivia anunció que analiza las condiciones con las cuales el Fondo Monetario Internacional (FMI) asignará 650.000 millones de dólares en derechos especiales de giro (DEG).

“Está siempre en evaluación la metodología y las condiciones con las que el Fondo Monetario nos va asignar; entonces, eso va a tener su respuesta prontamente”, afirmó el titular de la cartera de Economía y Finanzas Públicas ante la consulta de la red UNITEL sobre la decisión que asumirá Bolivia frente a la nueva asignación de recursos económicos por parte del organismo internacional del cual es parte.

El pasado 9 de julio, Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, informó que el directorio “expresó su acuerdo” sobre su propuesta de una nueva asignación general de DEG, la más grande en la historia de la institución, para hacer frente a las necesidades mundiales de reservas durante la peor crisis desde la Gran Depresión.

El planteamiento ha llegado a la Junta de Gobernadores del organismo para su examen y aprobación. De darse el aval, se prevé que la asignación de DEG se efectivice hasta fines de agosto, puntualizó la ejecutiva.

“Ayudará a todos los países miembros del FMI (particularmente los países vulnerable) y fortalecerá su respuesta a la crisis producida por la Covid-19”, destacó Georgieva.

Al igual que las naciones del mundo, Bolivia afronta las consecuencias de la crisis derivada de la pandemia del Covid-19. En ese contexto, impulsa un plan para reactivar su economía con cifras alentadoras en el primer semestre de esta gestión.

“Esta es una inyección de ánimo para el mundo. La asignación de DEG reforzará la liquidez y las reservas de todos nuestros países miembros, afianzará la confianza y promoverá la resiliencia y la estabilidad de la economía mundial. En 2009, una asignación de DEG contribuyó significativamente a la recuperación tras la crisis financiera mundial, y estoy segura de que esta nueva asignación producirá beneficios parecidos”, auguró Georgieva.

El expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB) Juan Antonio Morales y el exmiembro del directorio de esa entidad José Gabriel Espinoza recordaron que Bolivia aprobó similar asignación en 2009, durante el gobierno de Evo Morales y cuando el actual presidente Luis Arce era ministro de Economía.

Aunque no se conoce la cifra oficial que le correspondería a Bolivia, ambos expertos coinciden en que es pertinente aprobar el nuevo fondo, más cuando no se trata de un “crédito”, sino de una asignación unilateral que hace el organismo en el marco de su independencia administrativa, por tanto, no representa el pago de intereses.

¿Qué son los DEG?

El FMI define el DEG como un activo de reserva internacional que creó para complementar las reservas oficiales de sus miembros y precisa que no es una moneda, aunque puede proporcionar liquidez a un país.

La “canasta de monedas” que define el valor del DEG está conformada por el dólar estadounidense, el euro, el yuan chino, el yen japonés, además de la libra esterlina y se actualiza de forma diaria.

A la fecha, el FMI efectuó las siguientes asignaciones:

  • 9.300 millones, en cuotas anuales en 1970–72.
  • 12.100 millones, en cuotas anuales en 1979-1981.
  • 161.200 millones, el 28 de agosto de 2009.

Comentarios