Tras conocerse que el Gobierno ofreció un incremento salarial del 1.5% al salario básico y al mínimo, los empresarios señalaron que acatarán el alza aunque reiteraron que no están de acuerdo. En El  Alto piden una tregua para este año.

“Lo que pedimos es que haya una tregua, que haya conciencia de que esta crisis no da oportunidad para una presión o exigencia que escapa al control de todos”, manifestó María Cristina Soto, presidenta de la Cámara de Industria y Comercio (Cainco) de El Alto.

También te puede interesar: “Estamos casi en la quiebra, con este incremento nos vamos a hundir”, dice pequeña empresaria

Soto señala que son los microempresarios los que más han sentido la crisis económica, pero además destacó que en regiones como Tarija y Sucre, la reactivación no ha sido la esperada.

“El micro y pequeño empresario sufren las consecuencias de decisiones unilaterales o bilaterales. Este es un tema de tres”, destacó Soto.

Por su parte, la Cámara Nacional de Industrias (CNI) señaló que rechaza la propuesta de 1.5% de incremento salarial; sin embargo, agregó que cumplirán con lo que se disponga.

El empresariado boliviano siempre ha cumplido y vamos a cumplir”, manifestó Pablo Camacho, presidente de la CNI.

Sin embargo, señaló que no están de acuerdo con la decisión, puntualizó que solo el 17% de la población en Bolivia tiene un empleo formal y que el salario mínimo del país es el quinto más alto de la región; sin embargo, “somos campeones de la subproductividad”, indicó.

“Nuevamente pedimos racionalidad a los dirigentes, les pido que trabajemos de la mano, dialoguemos, no es una posición reiterativa de oponerse”, señaló Camacho.

Comentarios