El presidente Luis Arce anunció la presentación de un proyecto de ley de devolución parcial o total de los aportes  a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), norma que será tratada en la Asamblea Legislativa y que deja una sensación de satisfacción entre la población pues podrá contar con recursos para enfrentar la crisis que deja la pandemia.

Consultado sobre el tema, el exministro de Economía Óscar Ortiz, considera que esta medida tiene dos caras que reflejan un beneficio inmediato para el aportante pues tendrá recursos disponibles pero, a su vez, adelanta problemas para un posterior pago de jubilación.

"Recordemos que en la gestión de Evo Morales la rentabilidad de los fondos de pensiones bajó del 9% al 2%" lo que deja un pago mensual a los actuales rentistas de entre Bs 3.000 y 4.000, lo que significa que, en caso de retirar fondos,  se tendría un monto menor y más si se considera el monto acumulado y el tiempo de aportación que se ha tenido a lo largo de los años.

Dentro del proyecto de ley se establece un retiro de hasta el 15% de los aportes de personas que tengan acumulado un monto igual o menor a los 100.000 bolivianos, dinero que será entregado en un pago de dos cuotas; es decir, si se procede se tendría (tomando en cuenta el monto límite) 15.000 bolivianos a ser recogidos de los aportes.


Problemas de liquidez

Ortiz también identifica otro problema que se plantea con este proyecto de ley y es una eventual falta de liquidez de la Banca pues las AFP invierten el dinero de los ahorristas en el sistema financiero que incluyen los depósitos a plazo fijo y en préstamos al Tesoro General de la Nación.

"Las AFP tendrán que pedir ese dinero y retirando del sistema bancario toda esa liquidez lo que significa que habrá menos recursos para préstamos, refinanciamiento o actividades que puedan dinamizar la economía", apuntó. 

 Considera que esta es una medida popular y desde el punto de vista político el presidente Luis Arce se verá beneficiado "y más luego de la frase tan nefasta como de que los bolivianos debemos aguantar los embates del Covid" por lo que está buscado recuperar apoyo y simpatía, pero "mirando más allá, es una medida que tendrá costo para las personas y la economía en su conjunto".


"El mismo Gobierno estimó que (la devolución) representaría un monto de 1.200 millones de dólares que las AFP deben obtenerlo retirando inversiones que ya tienen en el sistema bancario (...) esto trae problemas, el primero es que ya la Banca, por el diferimiento que ha venido otorgando, tiene problema de liquidez por lo que que no se podrá dar nuevos créditos", recalcó.

Comentarios