La actividad del contrabando es un flagelo que se ha triplicado en los últimos diez años y que en la actualidad mueve tres millones de dólares al año, según la Cámara Nacional de Industria. Ante ello, el Gobierno central apunta al cumplimiento de un plan integral que busca luchar contra este ilícito con la inclusión de las Fuerzas Armadas y otras instituciones y entidades públicas.

Dentro de los sectores más afectados están el de alimentos y bebidas, dijo Ibo Blazicevic, que remarcó que este último, entre el 2016 y el 2020, subió en un 40%.

Para Daniel Vargas, viceministro de Lucha contra el Contrabando, las FFAA por si solas no podrán eliminar o frenar el contrabando que ingresa por diferentes puntos fronterizos y que es necesaria la participación de otras instituciones, como las alcaldías de los municipios fronterizos.

Puedes leer: De cada 10 vinos vendidos en el país 4 son de contrabando, denuncian productores

Dijo que en mayo se ha organizado un plan integral de lucha contra este ilícito en el que se ha ordenado a las grandes unidades militares para que incrementen los controles con grupos de reacción inmediata.

"El Gobierno analiza la situación en coordinación con las FFAA para generar nuevas estrategias, tenemos un convenio firmado con la Cámara Nacional de la Industria, (pero) la población, las instituciones que están siendo afectadas, formen parte también de la estrategia de lucha para que exista un control social, esa será una estrategia en la que podremos ser más efectivos", apuntó.

Puedes leer: No solo afecta la economía, el contrabando también puede dañar la salud de los bolivianos



Comentarios