Ante la escasez del trigo y maíz y la alerta del riesgo de una hambruna mundial, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) proyecta que con biotecnología Bolivia en tres años sería uno de los principales productores de cereales de la región y así alimentaría al mundo. 

De acuerdo a los productores Bolivia actualmente enfrenta escasez de maíz y trigo, por lo que piden al Gobierno poder importar estos granos y autorizar el uso de biotecnología. 


"Como el mundo sigue creciendo vamos a tener la oportunidad de un mercado que le puede cambiar la cara a Bolivia en tres años. En este tiempo podríamos estar con producción en Santa Cruz y Beni y así estar exportando cereales y valor agregado como carne", sostuvo, el gerente del IBCE, Gary Rodríguez, a tiempo de descartar que esto también permitiría al país dejar de depender de los hidrocarburos. 

El economista boliviano hizo estas declaraciones en relación a la última publicación internacional que alerta de “La catástrofe alimentaria que se avecina”: The Economist  que el mundo puede enfrentar una hambruna, por la guerra de Rusia y Ucrania y otros eventos internacionales.   

Te puede interesar: Argentina se convierte en el primer país en autorizar la siembra de trigo genéticamente modificado

Rodríguez remarcó que a nivel mundial hay un modelo de producción orientado a ciencia con biotecnología y este camino debería seguir el país, pues actualmente enfrenta una escasez de maíz y trigo y el precio aumentó al doble. 

"La oportunidad de oro es que Bolivia se convierta en centro productor de cereales y de exportación con valor agregado y de Sudamérica para alimentar al mundo", dijo a tiempo de hacer referencia al adagio chino que dice que en toda crisis hay oportunidad. 

Rodríguez insistió que en este momento el país debería mejorar los rendimientos y costos de producción, para así pueda exportar  excedentes. 


Comentarios