La Aduana Nacional, en coordinación con las Fuerzas Armadas, la Policía Boliviana y el Ministerio Público, decomisó dos camiones llenos de cigarrillos que estaban ingresando al país como contrabando. El golpe fue de 710 mil dólares aproximadamente.

La mercancía estaba siendo trasladada en un camión Volvo color blanco con placa 4208-SGD, que tenía un contenedor de 40 pies y un camión Renault, también blanco, con placa 5274-RER, que llevaba dos contenedores de 20 pies cada uno.

Según la información brindada a UNITEL, los camiones ingresaron por la frontera con el Paraguay. Ambos camiones fueron trasladados al recinto aduanero de Pasto Grande, en Oruro.