La reconocida revista semanal del Reino Unido especializada en economía publicó hace unos días una nueva edición con un artículo y una portada que advierte con una crisis alimentaria a causa de la invasión rusa en Ucrania.

En la tapa de la edición se observan unas espigas de trigo; sin embargo, unas calaveras sustituyen a los granos. De esta manera es como esta publicación trata de mostrar el impacto que tiene el conflicto bélico, no solo en Ucrania, sino también a nivel mundial.

También te puede interesar: "El déficit del maíz es real", dice la CAO que remarca necesidad de diálogo técnico con el Gobierno

De acuerdo a esta publicación, la invasión rusa en Ucrania ha incrementado la dificultad en la producción de alimentos, que ya se había visto afectada por el cambio climático y por la emergencia sanitaria a causa del Covid-19.

Tan solo el precio internacional del trigo se ha disparado en los mercados internacionales en un 50% debido al bloqueo ruso a la exportación de granos de Ucrania.

Visto a escala global las exportaciones de Rusia y Ucrania representan el 15% del maíz, el 28% del trigo, el 29% de la cebada y el 75% del aceite de girasol que consume el resto del mundo.

De igual manera, un informe de las Naciones Unidas advierte de una escasez mundial de alimentos que podría durar varios años y que la actualidad ya afecta a 1.600 millones de personas, 250 millones de ellas ya están en situación de hambre.

"NO USEN EL TRIGO COMO UN ARMA DE GUERRA"

El conflicto bélico y la crisis alimentaria también preocupa al papa Francisco, que se ha pronunciado preocupado por el bloqueo de las exportaciones de trigo.

“El bloqueo de las exportaciones de trigo de Ucrania es muy preocupante, porque de ello depende la vida de millones de personas especialmente en los países más pobres”, manifestó.

"Hago un llamado de corazón para que se haga todo lo posible por resolver este problema para garantizar el derecho universal a la nutrición. Por favor no utilicen el trigo, un alimento básico, como arma de guerra”, manifestó el papa.


Comentarios