Cada año se producen en Cochabamba 600 toneladas de miel, convirtiéndose en el mayor productor del país. Lograr un producto de calidad es resultado de mucho esfuerzo y algunos años de preparación y persistencia. Los productores bolivianos están en alerta pues el 2020, cuando la pandemia afectó toda economía perdieron Bs 64 millones de Bolivia, y no solo eso, ahora deben luchar contra el contrabando de países vecinos.

Los productores no solo luchan para que su industria se recupere, sino también porque la competencia desleal con productos que ingresan de contrabando que pueden poner en riesgo la salud de las personas.

Macario Choque, un apicultor que heredó este oficio y que considera sus “hijas” a las abejas, señala que muchos productos que están en el mercado están mezclados con jarabes de fructuosa y en otras ocasiones con sustancias químicas peligrosas.

Pese a la competencia desleal, los apicultores están firmes en su intención de sacar adelante a su sector. En este Informe Especial de Unitel conocerás como identificar miel que no sea pura, pero también cuántos empleos genera este sector solo en Cochabamba.

Comentarios