El presidente Luis Arce, durante el acto de posesión de su primer gabinete de ministros, informó este lunes que la economía del país está seriamente herida y anunció que tendrá un gobierno "sumamente austero".

"La situación económica del país está seriamente herida, algunos datos ya lo dimos el día de ayer y hora que pasa nos informamos de la patética situación en la que vive nuestro Estado Plurinacional", dijo.

Según el Jefe de Estado, no se tratará solamente de reactivación, sino también de la reconstrucción de la economía boliviana.



"Por eso hemos recurrido a lo mejor que podíamos traer para trabajar en un equipo, en una familia, porque lo que les resta a los bolivianos es simplemente trabajar para salir de la crisis", afirmó.

Arce agregó que los problemas potenciales y falencias que se habían identificado de manera anticipada ahora "lamentablemente se están verificando, por lo tanto, este va a ser un gobierno sumamente austero", anunció.

En ese sentido, también pidió a los flamantes ministros que, a la brevedad posible, realicen un reporte ejecutivo de la forma en que están recibiendo sus diferentes despachos por parte del anterior gobierno.

"Quiero pedir a nuestro gabinete que hoy mismo se puedan poner en sus despachos, recabar toda la información para tener una reunión urgente, para tomar determinaciones porque el pueblo boliviano, el país, no puede esperar más para que tomemos medidas y de una vez reiniciemos nuestro proceso de desarrollo y crecimiento", manifestó.

Pues, según el mandatario, a las nuevas autoridades les espera "largas jornadas de trabajo" para retomar el ritmo de crecimiento del país.

Asimismo, Arce indicó que al frente existen desafíos en el área social porque hay problemas, principalmente, en los sectores más vulnerables y humildes.

"Estamos viendo hambre, una crisis sanitaria que profundizó las estructuras de la pobreza en el país y también tenemos una crisis educativa que merece la atención de todos", señaló.

Además, el Jefe de Estado dijo que hay desafíos en el orden de la política internacional porque existen muchos temas que se han dejado de abordar como país.

Por lo que ahora "estamos en la obligación de hacerlo para darle un mejor rumbo, una mejor dirección. Por lo tanto, al flamante gabinete nos espera duras jornadas de trabajo, pero como ocurrió en el pasado, estamos seguros que con la capacidad, con el desprendimiento y con el compromiso (de las nuevas autoridades) vamos a salir adelante", puntualizó.