Pese a los golpes que sigue dando el coronavirus en la población boliviana, las personas en La Paz tratan de seguir la tradición navideña y buscan los ingredientes para preparar una picana. Los mercados lucieron llenos durante la mañana de ese jueves.

Los precios de las verduras se mantienen, contaron las caseritas a UNITEL. Invitaron a la población a hacer sus compras y así esperar la noche buena.

Otras personas que salieron de sus fuentes laborales se trasladaron rápidamente para poder comprar regalos para los más pequeños de la casa. En el mercado de la zona Sur comentaron que se vendieron muñecas, autos a control remoto, entre otros, respetando los precios para no afectar el bolsillo del ciudadano.

Las caseritas añadieron que en comparación con otros años la venta se redujo, pero que de la misma forma seguirán saliendo a vender sus productos esperando a los compradores.