El Ministerio de Economía explicó los alcances de la modificación en la duración en que se aplicará el impuesto a la riqueza que inicialmente iba a ser por dos años. El monto que se ha colocado de base es de Bs 30 millones hacia adelante.

"Se tiene que permitir que la economía tenga una serie de impuestos que puedan redistribuir el ingreso; si solo se hubiera aplicado dos años esta redistribución, vía este impuesto, sería temporal (...) si solo se ponía por un tiempo, probablemente, aquello no iba a tener el impacto que queremos", dijo Marcelo Montenegro, autoridad del área.

Montenegro descartó que con esta medida se provoque una fuga de capital, como lo advierten parlamentarios de oposición, argumentos que "son infundados porque este es impuesto a las personas naturales, no a las personas jurídicas. Las empresas en donde hay inyección de capitales, en donde se invierte, tendrán el mismo tratamiento impositivo".

La autoridad también mencionó que en varias partes del mundo se cobra este impuesto, y recalcó de que la norma no es de aplicación para las empresas ni las firmas, por lo tanto la inversión que puede llegar al país "para poner un negocio, una factoría, no está en duda".

"El elemento que se señala de que la gente sacará su dinero, son alicuotas pequeñas, además el monto de la base es 4.3 millones de dólares para arriba, lo que nos indica que este impuesto alcanzará a un grupo muy reducido de personas, 152 personas que hemos calculado", apuntó.

La Ley establece porcentajes graduales para el pago de la alícuota: 1,4 por ciento para personas con riquezas de 30 millones a 40 millones de bolivianos; 1,9 por ciento de 40 millones a 50 millones y 2,4 por ciento para fortunas mayores.

Comentarios