El ministro de Economía, en entrevista con Unitel, explicó que para garantizar el 10% del Presupuesto General del Estado a la salud se hicieron recortes en algunas áreas como la de la compra de material bélico y “de represión”, además se disminuyó en un 30% la planilla administrativa del sector público y se redujo hasta un 15% la partida destinada a “servicios personales”.

“Ese ahorro lo hemos destinado a la inversión pública que incorpora inversión en salud y educación”, explicó Montenegro.

Tanto salud como educación tienen destinado cada uno un 10% en el Presupuesto General del Estado aprobado recientemente en la Asamblea Legislativa Plurinacional. 

El proyecto del PGE contempla un importe total agregado de 295.599.911.855 bolivianos y un consolidado de 228.357.102.402 bolivianos, mismos que fueron desglosados para diferentes sectores: productivo, salud y educación.

El proyecto de ley establece la asignación presupuestaria de 22.216 millones de bolivianos que representa el 10% del PGE, superior en 1,7 por ciento al asignado en el gobierno anterior. Para educación 23.770 bolivianos.