El ministro de Hidrocarburos, Franklin Molina, remarcó que ahora se está en un "proceso de arranque" de la planta de urea en donde se tiene 480 personas cumpliendo funciones actualmente, de los cuales, un 10% es personal extranjero.

Reportó que a marzo de 2021 el daño económico llegó casi los 300 millones de dólares y que a la fecha es de 428 millones de dólares lo que significa que todo este tiempo de paralización se han tenido costos de ingresos no percibidos, costos por reparación, operación y mantenimiento.

Puedes leerLas principales preguntas sobre la Ley de Devolución Aportes a las AFP

"El equipo de YPFB en coordinación define una planificación que se pone como objetivo reactivar esta planta. Habían muchos equipos que habían sido dañados y estos equipos requieren profesionales de alto nivel", puntualizó la autoridad.


"El objeto central es ver qué es lo que ha pasado con esa planta. Identificamos un daño económico al país, hay un patrimonio de los bolivianos que está afectado", dijo la autoridad en entrevista con La Revista de Unitel.


Comentarios