Este lunes se reanudaron las operaciones de la Planta de Amoniaco y Urea en Bulo Bulo, Cochabamba. El acto contó con la presencia del presidente Luis Arce y otras autoridades nacionales. 

A partir de esta jornada se reincorpora el personal para que las instalaciones entren en funcionamiento.

La planta estuvo paralizada cerca de 22 meses. Bolivia puso en marcha en 2017 su primera planta petroquímica en Bulo Bulo, Cochabamba, con una capacidad diaria de producción de 2.100 toneladas de urea y 1.200 de amoniaco.

La inversión fue de $us 953 millones, otorgados por el Banco Central de Bolivia (BCB) a través de un préstamo estatal.

El ministro de Hidrocarburos y Energías, Franklin Molina, informó que la Planta de Amoniaco y Urea (PAU) alcanzará una rentabilidad del 12,92%, incluso si opera al 55% de su capacidad productiva.

“Se menciona que la planta no es rentable; hemos hecho un análisis de los costos y determinamos que la PAU tiene una Tasa Interna de Retorno (TIR) de casi 13 por ciento, que nos muestra que tenemos esa rentabilidad de la inversión”, señaló este lunes.

PUEDES LEER: Planta de úrea acumula $us 400 millones de pérdidas y se pretende cambiar Ley de Hidrocarburos hasta fin de año

El ministro dijo que ese cálculo de rentabilidad se realizó asumiendo el costo del gas en boca de pozo. De ese modo, la Planta de Amoniaco y Urea puede llegar a generar ingresos de hasta $us 300 millones al año.

Molina  dijo que Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) están interesadas en conversar sobre el suministro de urea que se producirá en el Complejo Petroquímico de Bulo Bulo, en Cochabamba.


Comentarios