La Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) rechaza el volver a un sistema que lo "único que hace es distorsionar los precios y perjudicar particularmente a los productores pequeños", indicó Jaime Hernández, gerente de esta entidad que manifestó su preocupación por la limitación en las exportaciones que se ha planteado desde el Gobierno.

"No deja de preocuparnos el hecho de que el Gobierno hubiera vuelto a incorporar la banda de precios, regulación de mercado interno porque eso de alguna manera perjudica para que los productores tengan la seguridad de poder recibir un precio correcto por su producción de grano en esta campaña de verano", dijo en entrevista con UNITEL.

Los productores y el Gobierno han sostenido reuniones en el que se ha planteado que el precio para el mercado interno esté "relacionado con un precio de oportunidades de exportación de la harina de soya" pero que se ha tenido una "posición tajante" de parte del Ejecutivo que se basa en la regulación de precios del mercado interno.

"Consideramos que como sector tenemos la obligación de hacerles ver que no es una medida acertada que más bien perjudica y más aún en una coyuntura favorable -por la mejora del precio de la soya en el mercado internacional- que realmente se puede aprovechar no solo para los productores sino para toda la cadena productiva", argumentó.

Garantizar el mercado interno

Si se garantiza el abastecimiento del mercado interno "no hay ningún problema para que se exporte" dijo el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, sobre el pedido de productores que piden se permita la liberación para la exportación de granos y sus derivados.

"En la medida en que se satisfaga de manera específica al mercado interno, con un precio justo, (referente a la soya) están abierta las puertas para las exportaciones y obviamente la llegada de divisas. Queda claro que la tónica del Gobierno es garantizar el mercado interno", dijo la autoridad que recalcó que "si uno cumple los cupos se abrirán las compuertas para la exportación".

Por su parte los productores han manifestado que para abastecer el mercado interno se necesita de un 20% y que el resto (80%) puede ser llevado al exterior del país.

"Siempre lo hemos mencionado, el mercado interno está garantizado, nunca se ha necesitado este tipo de medidas para garantizarlo y más al contrario esto genera distorsiones no solo en los procesos de comercialización sino también en el abastecimiento para los compradores", recalcó Hernández.

"El sector productivo se encuentra estancado en superficie de siembra en los últimos años, no hemos podido crecer porque no hemos tenido las condiciones adecuadas como que se facilite las importaciones o que haya pleno acceso a la biotecnología", dijo.

Comparaciones

Desde Anapo se hizo las comparaciones entre la producción en Bolivia y Paraguay, países que hace 15 años tenían una cantidad de producción similar de soya y ahora "no podemos superar los 3 millones de toneladas, mientras en Paraguay superan los 10 millones".

Hernández puntualizó el hecho de haber mejorado la producción en que el vecino país ha tenido una apertura al acceso de la biotecnología en cultivos de soya, de maíz y que eso les ha permitido ser más productivo si se toma en cuenta que "el rendimiento promedio que ellos tienen es de tres toneladas por hectáreas y nosotros dos toneladas".




Comentarios