Ibo Blazicevic, presidente de la Cámara Nacional de Industria, explicó en entrevista con Unitel el impacto negativo que está teniendo el contrabando de bebidas alcohólicas para la economía nacional. Presentó los datos de un estudio que demuestra cómo el comercio ilegal de este producto ha empezado a avanzar afectando a los fabricantes nacionales.

El mercado de bebidas alcohólicas es de 437 millones de litros, de los cuales el 15% es ilegal. “Eso quiere decir que una de cada seis bebidas es ilegal en Bolivia”, señala Blazicevic.

67 millones de litros por año ingresan por contrabando, una gran parte de ellas es cerveza, que es una de las bebidas que más llegan al país de manera irregular.

“Esta cifra perjudica muchísimo a la industria cervecera porque tenemos casi 70 cervecerías entre medianas, grandes y artesanales. Esto genera casi 70 mil empleos en toda la cadena, en todo el ecosistema de producción de las cervecería”, agrega el presidente de la CNC.


Se calcula que al año unas 100 millones de latas de cerveza se contrabandean para luego venderse en todo el país. A causa de esta actividad ilegal el Estado deja de percibir 100 millones de dólares de tributos al año.

Rebajar el precio de la cerveza para la industria nacional y así competir con el mercado ilegal es imposible ya que este sector además de invertir en la fabricación de un producto de calidad, con sus respectivos costos, debe asumir una alta carga impositiva.
Fronteras descuidadas

Los principales puntos por donde ingresa esta mercadería son las fronteras con Argentina, Brasil y Chile.

Por la frontera con Brasil, Cobija, Guayaramerín y Puerto Suárez, ingresa sobre todo cerveza de origen brasileño y peruano. En el caso del lado peruano, por Desaguadero, lo que se contrabandea son destilados, mayormente falsificados en Perú o importados en Panamá.

Los puntos fronterizos de Bermejo, Villazón y Yacuiba, reciben de contrabando productos como el vino, fernet y también cerveza.

“Hay un desborde del contrabando, tenemos que empezar a valorar el producto nacional y preferirlo en vez del contrabando”, asegura Blazicevic.

A causa del contrabando la industria cervecera nacional está dejando de vender un 20% de su producción, ocasionando graves pérdidas y provocando riesgo para los empleos.




Comentarios