Las empresas bolivianas cuya producción está en municipios fronterizos son directamente afectadas por el contrabando. Una aceitera y una productora de lácteos en Villamontes se han visto obligadas a reducir su producción, ante la dificultad de competir con los productos que ingresan de forma irregular desde países vecinos.

No pagan impuestos, no pagan facturas y no se puede garantizar su calidad”, manifestó Yoselin Castro, funcionaria de la aceitera de Villamontes, haciendo alusión al aceite de contrabando que ingresa al país por la frontera con Argentina.

También te puede interesar: IBCE: el contrabando causa una afectación de $us 2.230 millones

Explicó que mientras los aceites de 4.5 litros que producen en la empresa de Villamontes son comercializados entre 40 a 45 bolivianos, el producto que ingresa de contrabando se vende hasta en 28 bolivianos.

El contrabando perjudica a los trabajadores porque a las empresas nos obliga a disminuir el personal”, advirtió Castro.

A cerca de 18 kilómetros de Villamontes se encuentra otra industria boliviana dedicada a la producción de leche y sus derivados que que está afectada por el contrabando.

“Hemos reducido la producción porque los mercados se han achicado. En el mercado directo tenemos a un competidor muy agresivo que es el producto de origen no boliviano, en este caso productos argentinos”, señaló Alberto Ichazo, en referencia al contrabando.

Para Ichazo si se suma lo que cada hora ingresa como contrabando hormiga se van haciendo grandes cantidades que afectan a las empresas bolivianas.

Comentarios