Paulo Soleto

La nueva película de Netflix, Bruised, cuenta la historia de Jackie “Pretty Bull” Justice, una peleadora de MMA que tras sufrir una humillante derrota se aleja del deporte que tanto ama, este nuevo film del gigante de streaming marca el debut en la silla de directora de Halle Berry, que también le da vida a la protagonista de esta cinta.

Halle Berry para dar un performance convincente al exigente papel desde lo físico se sometió a una dura preparación, si bien Berry mantuvo interés en el boxeo desde muy niña y sus ídolos eran Muhammad Ali, Sugar Ray Leonard y Thomas Hearns, al momento de enterarse de este proyecto de Netflix pensó “que venía del cielo” y se propuso ponerse a la altura del drama deportivo, por lo que inició una dura preparación física para poder dar vida una peleadora de MMA que participa de la exigente UFC.

Es así que, por dos años, Halle Berry entrenó para este importante papel de su carrera profesional y es que Bruised era una apuesta fuerte para la actriz que también se desempeñó directora del film, por primera vez.

TE PUEDE INTERESAR:  Así luce el personaje de Maluma en película encanto de Disney


El reto es monumental, es por ello que la actriz de Hollywood buscó la ayuda para sus entrenamientos de nada más y nada menos que Valentina Schevchenko, una artista marcial.

“No es broma, entrené cerca de dos años y medio. Tuve que aprender Jiu Jitsu, Taekwondo, Muay Thai, lucha, judo, boxeo y Kickboxing”, reveló la actriz sobre todas las disciplinas a las que tuvo que dedicarles mucho tiempo para poder dominarlas y que se vean realmente bien en pantalla.


Halle Berry se comprometió al 100% con su papel y el estado fisco obtenido es la demostración más clara, su disciplina e inmersión en el papel y sobre todo el entrenamiento duro es tal que, durante sus prácticas, la luchadora de artes marciales golpeaba levemente a la actriz, hasta que Halle le pidió por favor que se lo tomara en serio y la atacara de verdad por lo que un certero golpe de la artista marcial rompió dos costillas de la estrella, Halle Berry aguantó el dolor para no comprometer las fechas de rodaje de la película. "Cuando terminamos de filmar se lo dije a todo el mundo y fui al hospital", reveló en una entrevista a la prensa.

Comentarios