Entre el drama y la farsa, el juicio de Johnny Depp contra su exesposa Amber Heard se centró esta semana en la multitud de profesionales y trabajadores que rodean a las celebridades, pintando un retrato de Hollywood en toda su desmesura.

Los acusaciones de violencia doméstica de la actriz de 36 años y las negaciones de la estrella de 58 años están en el centro de una demanda por difamación de alto perfil que se dilucida desde el 11 de abril en las afueras de Washington.

Puede leer: Guía para entender el juicio entre Johnny Depp y Amber Heard

Después de una avalancha de testimonios, Depp cedió su lugar en el banquillo de los testigos a quienes gravitan a su alrededor: agente, chofer, guardaespaldas, asesor financiero. Y estos personajes secundarios por momentos se robaron el protagonismo.

El portero que vapea

Alejandro Romero es portero en un edificio de lujo en Los Ángeles donde vivía la pareja.

Al testificar por videoconferencia mientras estaba al volante de su automóvil, dijo que no había visto ninguna marca en el rostro de Heard después de la discusión final que tuvo con Depp en mayo de 2016.


La actriz compareció poco después en un juzgado, con la cara aparentemente hinchada, para solicitar una orden de protección.

Pero el portero no quería detenerse en sus recuerdos. "Estoy demasiado estresado", dijo, fumando un cigarrillo electrónico.

"No quiero lidiar más con esto", agregó, arrancando su automóvil.

"Bueno", respondió la jueza Penney Azcarate. "Esa fue la primera vez, lo siento", comentó, visiblemente desconcertada.

El guardaespaldas leal

El guardaespaldas Malcolm Connolly ha trabajado para Depp durante 23 años.

Con un marcado acento escocés, dio el jueves su apoyo incondicional a su jefe, al decir que Heard "quería llevar los pantalones en esta relación", y señaló que fue ella quien inició las discusiones de la pareja.

Preguntado por el consumo de alcohol y drogas del actor, insistió en que la estrella tenía "una tolerancia muy alta" a "cualquier sustancia".

"Creo que Jack Sparrow estaba más borracho que Johnny Depp", dijo, refiriéndose al famoso personaje de Depp en las películas "Piratas del Caribe".

Aun así, dijo que nunca había visto al actor orinar en un pasillo, como sugirieron los abogados de Heard.

"Creo que lo recordaría si hubiera visto el pene del señor Depp", dijo.

Buscando mostrar su dependencia financiera del actor, los abogados de Heard le preguntaron si había recibido 8.500 dólares en regalos a lo largo de los años.

"¡Me dio mucho más que eso!", respondió Connolly sin inmutarse.

El asesor financiero con los cheques enormes

El estilo de vida de Johnny Depp, quien ha sido dueño de 45 autos de lujo, un yate y varias propiedades, incluida una isla, ha aparecido regularmente en los titulares.



Su asesor financiero, Edward White, le dijo a la corte el jueves cómo había buscado enderezar las cuentas de Depp, mientras resolvía los costos del divorcio con Amber Heard en 2017.

"Inicialmente ella buscaba una contraprestación de 4 millones de dólares, pero su demanda aumentaba continuamente", dijo.

Al final, Depp le pagó 6,8 millones de dólares, emitió cheques por 200.000 dólares en donaciones a su nombre, pagó medio millón a sus abogados y asumió todas las deudas contraídas durante su vida juntos, alrededor de 13,5 millones de dólares.

El agente confidente

Christian Carino era agente y amigo de Depp y Heard, pero ya no habla con ninguno de los dos.

Por video, dijo a la corte que había intentado en vano reconciliarlos y leyó los mensajes de texto intercambiados con Heard después de su divorcio.

En un mensaje, la actriz de "Aquaman" dijo que estaba "triste" por haber roto con su nuevo amante, el multimillonario Elon Musk.

"No estabas enamorada de él y me dijiste mil veces que solo estabas llenando el vacío", respondió Carino, aconsejándole que dejara de salir con "personas súper famosas".

Carino habló con conocimiento de causa: una vez fue el prometido de Lady Gaga.

La psicología de la ropa

El primer día del juicio, Johnny Depp vestía un traje gris con una corbata negra decorada con un motivo de abeja. Al día siguiente, Amber Heard tenía una chaqueta gris, y al día siguiente lucía una corbata con una abeja estampada.


En la corte, Shannon Curry, una psicóloga contratada por los abogados de Depp, consideró que la actriz padecía un "trastorno límite de la personalidad" que podría empujarla a "imitar" a las personas cercanas a ella.

El magnate y el actor

Los abogados de Heard querían escuchar a Elon Musk y al actor James Franco, otro allegado de la actriz. Pero ambos declinaron, sin explicar sus razones.

Comentarios