Paulo Soleto

El año pasado la reina Isabel II pasó la navidad en el castillo de Windsor acompañada solamente por su difunto esposo, el duque de Edimburgo, y un número de personal muy reducido debido a la pandemia del coronavirus, rompiendo así con la tradición de reunir a su familia en su residencia en Sandringham en Norfolk.

A la fecha, la monarca británica parece estar decidida a retomar esa costumbre y busca reunir a su familia para las próximas fiestas de fin de año a pesar de los problemas de salud que la han obligado recientemente a cancelar su agenda pública durante dos semanas, incluido un viaje a Irlanda del Norte y su aparición en la conferencia COP26.

TE PUEDE INTERESAR: El príncipe William responde su primera ronda de preguntas de Instagram

Desde el palacio de Buckingham han insistido en que la Reina Isabel II que se encuentra bien de salud y que solo está siguiendo las recomendaciones de sus médicos, quienes le han aconsejado descansar durante un tiempo, este fin de semana el primer ministro británico Boris Johnson ha asegurado que se encuentra en buena forma tras mantener su habitual conversación telefónica semanal.

Es así que la Reina Isabel II prepara todos los detalles para abrir las puertas de su hogar en Sandringham y pasar la primera navidad sin su amado y fiel esposo, el príncipe Felipe, con quien estuvo casada 73 años, pero rodeada de sus seres queridos, a diferencia del año pasado.

Comentarios