Durante una emotiva audiencia judicial, la cantante estadounidense Britney Spears imploró el miércoles a una jueza que ponga fin a la "abusiva" custodia de sus asuntos personales y sus negocios que le fue otorgada a su padre desde 2008.

"Sólo quiero que me devuelvan mi vida. Han pasado 13 años y ya es suficiente", dijo Spears en una intervención de 20 minutos en forma virtual mientras sus fanáticos cantaban en su apoyo fuera de la sala de la corte. 

Las finanzas y asuntos personales de la estrella de 39 años han sido administrados en gran medida por Jamie Spears desde su colapso nervioso público hace más de una década, lo que llevó a miles de fanáticos a lanzar en los últimos años la campaña en línea #FreeBritney (Liberen a Britney).

En un alegato emocionante en el que apenas se detuvo para recuperar el aliento y maldijo dos veces, la estrella dijo que bajo el arreglo legal incluso le fue impedido removerse un implante anticonceptivo, pese a que quería tener más hijos.

La madre de dos dijo que esto la dejó "traumatizada" y "deprimida".

"No soy feliz. No puedo dormir. Estoy furiosa. Es insano"
, dijo y agregó que llora todos los días.

"Este conservadurismo es abusivo. Quiero cambios, merezco cambios", dijo a la jueza Brenda Penny.

Spears rara vez ha hablado directamente sobre el tema en todo estos años, pero su abogado Samuel Ingham dijo en abril que su clienta quería hacerse oír directamente en una corte, lo cual derivó en la audiencia de este miércoles.

Spears mantiene desde hace tiempo una difícil relación con su padre Jamie Spears.

El año pasado, pidió a la justicia quitarle la tutela y otorgar el control exclusivo de su patrimonio a una entidad financiera. Su abogado dijo que tenía "miedo" de su padre.

"¡Demasiado, demasiado!" 

Un ejército de fans devotos de Spears escudriñaron sin descanso sus cuentas de redes sociales en búsqueda de pistas sobre su bienestar y cualquier señal de que pudiera estar ocurriéndole algo. 

Documentos judiciales confidenciales publicados el martes por el New York Times afirman que Spears le dijo a un investigador de la corte que la tutela se había "convertido en una herramienta opresiva y controladora contra ella" desde 2016. 

Spears afirmó que el sistema de tutela tenía "demasiado control (...) ¡Demasiado, demasiado!" y que le impedía tomar sus propias decisiones sobre amistades, citas, gastos e incluso cosas tan banales como el color del mobiliario de su cocina. 

Según el informe citado por el diario, la artista le dijo al investigador que quería que la tutela terminara lo antes posible y que estaba "harta de que se aprovechen" de ella. 

La revelación de que la custodia le impedía removerse su DIU -pese a que quiere tomar control de su medicación anticonceptiva para quedar embarazada- generó cólera en internet entre sus fanáticos y grupos de derechos reproductivos.

"Somos solidarios con Britney y todas las mujeres que sufren coerción reproductiva. Tu salud reproductiva te pertenece y nadie debe tomar decisiones al respecto por ti. #FreeBritney", tuiteó el miércoles la presidenta de Planned Parenthood, Alexis McGill Johnson.

Spears es actualmente responsable de pagar las facturas legales de ambas partes, incluidos los elevados honorarios cobrados por los abogados que trabajan para su padre en el caso. 

Comentarios