El Barcelona empató sin goles ante el Benfica, este martes en la quinta jornada de la Liga de Campeones, y se jugará el pase a octavos en la última fecha, en la cancha del Bayern Múnich, que ya tiene asegurada la primera plaza del grupo E.

La ecuación era sencilla para el Barcelona: ganar al Benfica y clasificar como segundo o jugárselo todo en la última jornada en el estadio del intocable ogro alemán, con un ojo puesto en el duelo entre el equipo portugués y el Dinamo Kiev, eliminado tras cuatro derrotas y un empate.

Comentarios