Boca Juniors y Atlético Mineiro igualaron 0-0 en partido de ida por los octavos de final de la Copa Libertadores 2021 jugado este martes en el estadio La Bombonera.

En un duelo discreto y con pocas llegadas, lo más destacado fue un gol que el árbitro colombiano Andrés Rojas le anuló a Boca por una presunta infracción a instancias del VAR.

El desquite se jugará el 20 de julio en el Mineirao de Belo Horizonte, y el ganador de esta serie se enfrentará en los cuartos de final con el vencedor del cruce entre River Plate y Argentinos Juniors.

- VAR Y POLÉMICA -

Entró más decidido Atlético Mineiro, determinado a presionar bien alto sobre la salida de Boca, dispuesto a incomodar al local, con un trabajo constante de Nacho Fernández para la construcción de los ataques y la potencia de Hulk, que tuvo la primera ocasión con un remate cruzado que salió desviado.

Durante los primeros 25 minutos fue más el equipo brasileño a partir de la movilidad de Hulk para desplazarse por el frente de ataque, y no sólo ser el eje como delantero central, sino también para colaborar por los costados.

A todo esto, Boca se mostró ordenado y prolijo en su estructura, pero muy lento en la elaboración de las jugadas, con un déficit creativo que hizo sentir la ausencia del colombiano Edwin Cardona, sin la capacidad inventiva para sorprender a la visita.

Marcos Rojo avisó con un remate lejano y esquinado que Éverson contuvo, y enseguida llegó la acción polémica de la noche, con el árbitro colombiano Andrés Rojas y el paraguayo Derlis López, encargado del VAR, como encargados.

Sobre los 34 minutos, Marcelo Weigandt desbordó por la derecha y envió un centro que Pulpo González, con un doble cabezazo, mandó a la red ante la floja salida del arquero Éverson, pero todo Atlético Mineiro, comandado por Nacho Fernández, se le fue encima a Rojas en el reclamo.

Rojas observó la jugada a través de la pantalla mientras dialogaba con Derlis López, y así el VAR determinó que en la acción previa hubo infracción en un manotazo imperceptible de Briasco sobre Nathan Silva, por lo que anuló el tanto xeneize, en una polémica que abarcó casi siete minutos.

Ya en tiempo de descuento, otra vez el local estuvo cerca de anotar, en un centro cruzado que cabeceó nuevamente González, pero esta vez Éverson estuvo atento para sacar la pelota del rincón izquierdo.

- SERIE ABIERTA -

Claramente fue mejor Boca en el cierre del primer tiempo y en el arranque del segundo, aunque le costaba generar peligro, con ataques repetitivos, sin espacios para poder explotar la velocidad de Pavón y el colombiano Villa, encerrado en un lateral en una noche discreta.

Con un desarrollo discreto, repleto de imprecisiones y faltas, el partido se hizo deslucido, y Boca apenas estuvo cerca de la apertura en un centro cruzado de Pavón sobre el área chica al que González no llegó por milímetros para empujarla a la red.

La última de la noche estuvo en los pies de Jair, que en tiempo adicional metió un derechazo desde la medialuna que salió al lado del vertical izquierdo de Rossi, pero el marcador no se movió y la chapa terminó con un cero que deja la serie abierta al desquite.

El empate sin goles muda las emociones a Belo Horizonte, donde el Mineiro tendrá la ventaja de la localía, pero Boca podría avanzar en caso de un empate con goles, en un desquite que se presume sin tregua entre el mejor equipo de la etapa de grupos y los xeneizes, obsesionados en la persecución de la séptima Copa de su historia. 

Comentarios