El pasado fin de semana se jugó los partidos de vuelta de la cuarta fase de la Copa Simón Bolívar en la que se vivió dos episodios lamentables: agresiones entre los planteles de Vaca Diez y Huanuni y denuncia de intento de amaño por parte de Universidad de Vinto contra dirigentes de Ciudad Nueva Santa Cruz.

El primer episodio bochornoso ocurrió en Pando, donde Vaca Diez se clasificó a la siguiente fase en la ronda de penales (3-2). 

Cuando lo jugadores del club pandino festejaban en una esquina de la cancha, el arquero de Huanuni los increpó lo que provocó que un dirigente le dé una patada, algo a lo que no reaccionó el portero.

Esto inició la gresca entre los planteles y algunos se fueron a los puños. La Policía tuvo que intervenir en el terreno de juego para que el incidente no pase a mayores.


Intento de amaño

El técnico de Universidad de Vinto, Marcelo Claros, realizó la fuerte denuncia que él y algunos de sus jugadores recibieron llamadas por parte de dirigentes de Ciudad Nueva Santa Cruz para ofrecerles dinero para “perder”.

"Nos llamaban 4 de la mañana para tratar de convencernos. Yo les dije a mis jugadores que la dignidad no tiene precio (...) no tenían necesidad, han empañado el fútbol con un buen equipo", dijo el DT Claros a Tigo Sports.

La ‘U’ había vencido por 0-1 al equipo cruceño en el duelo de ida y en la vuelta ganó por 3-2. "Me enojé de recibir ese tipo de propuesta: que si quería dirigirlos, que perdiéramos", denunció el DT.


Comentarios