Londres contiene el aliento antes de la gran final de la Eurocopa de fútbol, este domingo (19:00 GMT) en Wembley, el mítico estadio en el que los hinchas locales esperan rugir en favor de la selección de Inglaterra, que buscará ante Italia terminar con una sequía de 55 años sin un gran título.

La prensa inglesa estaba este domingo volcada completamente en el partido: "El orgullo de Inglaterra, tituló el Sunday People en su portada, en la que aparecen el seleccionador Gareth Southgate, sus jugadores y un león rugiendo, mientras que la edición dominical del Mirror hace un juego con el nombre del capitán Harry Kane, titulando "We Kane Be Heroes" (Podemos ser héroes). 


Kane, representado como un general romano, aparece también en la portada del Daily Star: "Todo un país orgulloso os mira, muchachos, ¡ha llegado la hora de entrar en la historia!".

En Italia, la euforia es algo más contenida en sus diarios, aunque La Gazzetta dello Sport anima a su Nazionale: "¡Hacedlo!".

Il Messagero dice que "Europa anima a Italia) y La Stampa que "Italia sueña".

En el Reino Unido, país que sufre en estos momentos por la expansión de la variante Delta del covid-19, la Eurocopa ha supuesto un paréntesis deportivo que muchos esperan prolongar en la noche londinense en caso de título. Eso genera preocupación en las autoridades locales por la situación sanitaria.

Escuelas de todo el país anunciaron incluso que tolerarían una llegada más tardía de los niños el lunes para permitirles ver el partido el domingo por la noche.

Ambiente en Wembley

Una señal de la gran expectación generada por el partido es también que desde el domingo por la mañana los alrededores de Wembley tenían ya ambiente.


Cervezas, cánticos, sonido de claxon... Centenares de hinchas se reunían en las cercanías del estadio para calentar motores.

"Será una noche fantástica si Inglaterra gana, hace mucho tiempo", afirmó David Durant, un jubilado inglés de 74 años, tomando un cerveza "para festejar esto".

Por su parte, Mark Bennett, de 40 años, acudió al lugar con su hijo desde el sudoeste del país para asistir a esta jornada histórica.

"Es el día más grande fútbol que viviré nunca", estima.

Entre la marea inglesa, algunos aficionados italianos también se dejaban notar.

"No estoy nervioso hoy porque creo que vamos a ganar", aseguraba Eugenio Copelli, que quiso vivir el ambiente por la mañana pero que verá el partido por televisión, en su casa acompañado de amigos.

Tras el partido, unos llorarán de alegría, otros de decepción. El pronóstico es difícil, entre dos selecciones de primera línea, dos grandes países de tradición futbolística.

"Hay mucha pasión por el fútbol en Inglaterra, como la hay en Italia", subrayó el sábado el seleccionador italiano, Roberto Mancini.

Más de 60.000 espectadores estarán autorizados a acudir a las gradas de Wembley, donde seguramente suenen repetidamente las canciones "Football is Coming Home" o "Sweet Caroline" por la mayoría de los aficionados ingleses.

En el recinto del noroeste de Londres, la parte principal del público será inglés, pero se esperan 10.000 'tifosi' italianos.

"Wembley puede asustar a cualquiera, salvo a nosotros, los italianos. En las dificultades, cuando todo el mundo está en nuestra contra, somos más fuertes", afirmó el exdefensa internacional Marco Materazzi, en 'modo gladiador', en La Gazzetta dello Sport.

Será difícil que los italianos puedan hacer más ruido que la marea roja y blanca de Inglaterra, en un país que sueña con lograr su primera Eurocopa y el segundo gran título de su selección, tras el Mundial-1966, ganado contra los alemanes, también en Wembley.

Racha récord de Italia

El seleccionador Gareth Southgate no había nacido en aquel 1966 y sabe bien lo que suponen las decepciones de la selección inglesa durante décadas. Él mismo falló un penal en la semifinal de la Eurocopa-1996, en la que Inglaterra era anfitriona y en la que quedó apeada en esa ronda, en puertas de la final.


Tras el trauma de no clasificarse al Mundial-2018, Italia realizó una gran renovación interna y parece seducir de nuevo con su juego. El reto será lograr su segunda Eurocopa, tras la lejana de 1968, y su primer gran título desde el Mundial-2006, donde levantó su cuarta Copa del Mundo.

En la Eurocopa de 2012 ya llegó a la final, pero entonces fue barrida (4-0) por España.

Antes de la final de Wembley, Italia lleva una racha de 33 partidos seguidos sin perder, todo un récord para la Nazionale.

Pero en una final, todo es posible y la Eurocopa se prepara para bajar el telón con un duelo por todo lo alto.


Comentarios