Con los octavos ante la sólida Austria el sábado (15:00, HB) en Wembley, otra Eurocopa comienza para la eufórica Italia, que llega a la fase decisiva con tres victorias contundentes y la tranquilidad de contar en el arco con Gianluigi Donnarumma, a punto de cerrar su fichaje por el PSG. Más temprano se enfrentarán Gales ante Dinamarca (12:00, HB) en el partido que abre los octavos de final.

El prodigio de la portería de 22 años pasó el lunes en Roma el reconocimiento médico previo a su firma con el club francés.

Donnarumma ha estado impecable en el puñado de intervenciones que ha tenido en los triunfos ante Turquía (3-0), Suiza (3-0) y Gales (1-0), con una Italia que todavía no se ha visto contra las cuerdas en el torneo.

Frente Austria, que ha superado la fase de grupos por primera vez en una Eurocopa tras derrotar con autoridad 1-0 a Ucrania, el nivel de exigencia aumentará.

TAMBIÉN LEA: Costa ratifica a Farías en el cargo y la Verde trabaja para despedirse de la Copa América

El equipo dirigido por Franco Foda intentará romper la maldición que tiene con Italia, que siempre la ha ganado en los torneos internacionales. En total el conjunto centroeuropeo no gana a la 'Nazionale' desde 1960 (13 partidos).

Pero más allá de los datos históricos, es la forma que exhibe el equipo de Roberto Mancini lo que hace de Italia una candidata al título.

En Wembley podrían sumar un 31º partido consecutivo sin derrota, lo que sería la mayor racha de imbatibilidad de esta selección, finalista del torneo continental en 2000 y 2012.

Al contrario, es la primera vez que Austria disputa un partido eliminatorio en la Eurocopa.

"Italia es muy diferente a Ucrania, pero partimos del principio de no cambiar gran cosa. Tácticamente habrá detalles, en la utilización del balón será sin duda diferente", vaticinó este viernes Foda.

TAMBIÉN LEA: Bolivia registra su peor racha en la historia de la Copa América

Austria podrá contar con la inspiración de su líder y capitán David Alaba, decisivo desde su posición de central o lateral izquierdo.

"Es un partido especial, para mí, para el equipo y para todo el país. Es verdad que ya he jugado en Wembley (la final de Champions que ganó en 2013 con el Bayern Múnich) y solo tengo recuerdos positivos. Será un gran partido", dijo Alaba este viernes.

Comentarios