Los jugadores y el cuerpo técnico del equipo Fancesa, de Sucre, perdieron el control y comenzaron a agredir a las autoridades, a la cabeza del árbitro del partido de la Copa Simón Bolívar en Tarija.