La leyenda argentina del fútbol Diego Maradona se prepara para el alta, posiblemente este viernes, según su médico que lidia con la ansiedad del '10' de volver a su casa, tras mostrar una recuperación "asombrosa" dos días después de ser operado por un hematoma en la cabeza.

"La idea es controlarlo un día más, pero ya él se siente con sed de alta. Hablamos con los médicos de terapia, que también lo ven en condiciones de alta. Mi idea es mantenerlo un día más", declaró este jueves su médico personal Leopoldo Luque a las puertas del sanatorio en Olivos, al norte de Buenos Aires, donde el estelar permanece internado tras la cirugía del martes.

Al ser consultado sobre si Maradona, que acaba de cumplir 60 años, podría salir de la clínica este mismo jueves, el médico reconoció que "con Diego, hay posibilidades siempre de eso". 

"Estamos muy contentos, puede caminar, habla conmigo, se lo nota mucho más claro. Es muy temprano esto, pero la recuperación es excelente", insistió el médico y precisó que se le realizó una tomografía de control que también "fue excelente".

"Él quiere irse, la verdad que lo retuvimos, tratamos de convencerlo por una cuestión de control, pero puede llegar incluso a irse. Esperemos que se quede hasta mañana (viernes). No hay que tratarlo en ningún lado, es un posoperatorio muy bueno", agregó.

La noche del miércoles, a 24 horas de la operación, el médico había indicado que Maradona no tiene "ningún compromiso neurológico" y se congratuló por "una recuperación que nos asombra" del excapitán de la selección argentina que atravesaba una depresión, según su abogado, Matías Morla.


El campeón mundial en México-1986 había sido hospitalizado el lunes en La Plata, 60 km  al sur de la capital, por un cuadro de anemia y deshidratación, hasta que en una tomografía se detectó el hematoma subdural, por lo que fue trasladado a la Clínica Olivos para ser intervenido.