Dos derrotas consecutivas en la Copa América-2021 tienen a Bolivia preparando las valijas para la vuelta a casa. Sin su goleador histórico, Marcelo Moreno Martins, contagiado con covid-19, la Verde ha hecho de tripas corazón para hacerle frente a Paraguay y Chile con sobrado coraje.

Las malas noticias para el técnico César Farías comenzaron luego del 1-1 ante La Roja en Santiago, en la pasada doble fecha de la eliminatoria sudamericana al Mundial-2022, con una burbuja sanitaria que sufrió fisuras y permitió la entrada del coronavirus.

Un brote de covid-19 fue reportado el pasado sábado por la Federación boliviana, tres días después del arribo del combinado a Goiania (centro), adonde se estableció apenas finalizado el juego en la capital chilena.

La Verde no reportó los nombres de los infectados, pero la ausencia en el debut ante Paraguay del goleador histórico del seleccionado Marcelo Moreno Martins, del defensa Luis Haquin y del volante Henry Vaca, titulares ante La Roja en Santiago, confirmaron las identidades.

El jueves, dos nuevos casos positivos alteraron la concentración de La Verde: el defensor Óscar Ribera y el delantero Jaume Cuéllar, éste último titular ante la Albirroja y expulsado cuando finalizaba el primer tiempo.


"Tenemos cinco bajas por covid y hay una lógica baja de rendimiento", sostuvo Farías tras el encuentro que Chile ganó 1-0 a sus dirigidos en Cuiabá (centro).

"Bolivia sabe que está un tiempo abajo respecto al resto de selecciones sudamericanas, y haber jugado cuatro partidos seguidos (eliminatorias y Copa América), nos permite entrar en otros ritmos de juego, que nosotros no poseemos en la competencia interna", consideró.

"Nuestros jugadores todavía no están en ligas donde se juega a gran ritmo, pero se han ido adaptando y demostrando que se puede crecer mucho", durante el desarrollo de la competencia, subrayó.

Esperando al goleador

Farías resaltó la presencia de varios jugadores menores de 23 años en La Verde, una prueba de renovación en el equipo "que permitirá el crecimiento de cada uno de ellos y de la selección como equipo".

"Jugamos con dos futbolistas sub-20 ante Chile (Jairo Quinteros y Ariel Chura), después tuvimos tres jugadores de la sub-23 (Roberto Carlos Fernández, Ramiro Vaca y Moisés Villarroel). Hemos ido agregándole jugadores a la selección y viendo las posibilidades de crecer", remarcó.

Bolivia fue atrevida en ataque ante Chile, que le cedió buena parte de la segunda mitad, pero careció de claridad y efectividad en los metros finales para inquietar al golero Claudio Bravo.

"Esperamos seguir peleando en los partidos y buscar la posibilidad de sumar un resultado" ante Uruguay, el jueves entrante también en la mundialista Arena Pantanal en Cuiabá.

"Podemos dar más de los que hemos dado hasta ahora, y seguramente con los jugadores que iremos recuperando por el contagio tendremos más posibilidades de acercarnos a una victoria", puntualizó.

Bolivia ansía el alta médica de Moreno Martins, actual goleador en solitario de la eliminatoria sudamericana (6 anotaciones), para recomponer el camino en la Copa América.

El ariete del Cruzeiro, suspendido ante Chile una fecha por comentarios en contra de la Conmebol en relación a los contagios durante la Copa, se ha mostrado muy activo en sus redes sociales ejercitándose, muestra de su probable recuperación, lo que sería una buena noticia para Farías teniendo en cuenta el valor del '9' en el plantel.

"Marcelo Moreno es más que nuestro capitán, es nuestra bandera futbolísticamente, y esperamos tenerlo bien recuperado para lo que continúa en la competencia", matizó el seleccionador boliviano.


Comentarios