Nunca en la rica historia de San José en el fútbol de Bolivia (fundado en 1942), el club orureño había pasado una crisis como la que enfrenta actualmente que amenaza, incluso, con el extremo del descenso de categoría o hacer desaparecer la institución

Según dijo el presidente, David Rivero tras un análisis de la situación financiera, se requieren más de tres millones de dólares para honrar las deudas con exjugadores como Rodrigo Ramallo, Carlos Saucedo y Javier Sanguinetti, además de los técnicos Eduardo Villegas y Omar Asad.​​ 

El monto para cubrir otras obligaciones como el pago de créditos y demandas puede incluso subir a $us cinco millones la urgencia económica.

"San José es Oruro y Oruro es San José"

La célebre frase que con orgullo dicen los hinchas del Santo motiva a diferentes seguidores y socios a hacer un esfuerzo enorme para garantizar el suministro de agua y meriendas para los futbolistas que asisten a los entrenamientos y que lo hacen, incluso, sin tener la certeza de que serán habilitados para jugar el torneo liguero o si deberán ceder su espacio para que sean juveniles, o los que están en la reserva, los que planten la cara por el equipo de la 'V azulada' en el profesionalismo.


El extremo es tal que incluso Álex da Rosa, otrora capitán e ídolo de San José y que ahora forma parte de la nueva dirigencia, dijo a UNITEL que se han hecho las gestiones con amigos para que se pueda "patrocinar agua", detergente para lavar la indumentaria deportiva e incluso material de entrenamiento.

Incluso hay funcionarios de la utilería a quienes se les adeuda 14 meses de salario pero "por amor al equipo" se mantienen al frente a la espera de que regresen los días de gloria para este club, que conquistó cuatro títulos nacionales y que representó a Bolivia en distintos torneos internacionales.


Comentarios