Fue la figura de la final en la que se consagró el Real Madrid, luego de ganarle al Liverpool por 1-0. Se trata del arquero belga Thibaut Courtois, el hombre clave para la obtención de la orejona 14.

Liverpool se dedicó a atacar en el primer tiempo, buscó por todos lados abrir el marcador pero Courtois se lució. En varias ocasiones ahogó el grito de gol para los ingleses. 

Tuvo dos tapadas significativas, la primera a Sadio Mané, en la primera etapa, donde arañó la pelota que tenía destino de red, en complicidad con el palo.

Y más allá de estar atento, descolgar centro, tapar remates a puerta, en los últimos minutos tapó una pelota clarísima. El remate de Mohamed Salah, que remató fuerte arriba y con el brazo derecho nuevamente ahogó el grito de gol.

Fue nombrado el hombre del partido, tras el pitazo final gritó campeón y recibió los abrazos de sus compañeros. La hinchada madridistas también le agradeció el partido que hizo. 

Comentarios