El clásico sudamericano entre Argentina y Brasil este martes debería ser "un gran espectáculo", aseguró este lunes el seleccionador de la 'canarinha', Tite.

"Brasil-Argentina es un gran partido, lleno de historia, con un alto nivel individual en ambos equipos", aseguró Tite de cara al partido que se jugará en la ciudad argentina de San Juan (oeste), por la decimocuarta fecha del clasificatorio sudamericano para el Mundial de Catar-2022.

Los brasileños llegan al clásico con el boleto al Mundial de Catar en el bolsillo, conseguido el jueves pasado al vencer a Colombia por 1-0 y como líderes invictos del clasificatorio con 34 puntos.

Lionel Messi y compañía son segundos con 28 puntos y un triunfo ante los auriverdes, combinado con determinados resultados en los demás partidos de la jornada, le darán el segundo boleto de Sudamérica al Mundial.

A todo esto se suma el recuerdo de la final de la Copa América que Argentina le ganó a Brasil en julio pasado en el mismísimo Maracaná por 1-0, con gol de Angel Di María y cortó 28 años de sequía de títulos. 

"Espero que sea un gran partido, que sea un gran espectáculo", insistió Tite, que no dio a conocer la oncena que pondrá en campo.

El domingo el delantero centro Matheus Cunha, del Atlético de Madrid, entrenó en la onceno en lugar de Gabriel Jesus, titular contra Colombia.

Por su parte, Eder Militao tomó la plaza del veterano Thiago Silva en el centro de la defensa junto a Marquinhos, que oficiará de capitán el martes.

En la mitad del campo, Fabinho sería el sustituto del suspendido Casemiro.

Brasil y Argentina se enfrentaron en setiembre en Sao Paulo por el premundial pero el partido se suspendió a pocos minutos de iniciado por invasión al campo de juego de autoridades sanitarias brasileñas. La FIFA aún no tomó una determinación sobre el incidente.

César Sampaio, asistente de Tite, se lamentó de que el partido de este martes se juegue en un estadio con capacidad para sólo 25.000 personas en San Juan, una pequeña ciudad en la zona de la precordillera de Los Andes, a más de mil kilómetros al oeste de Buenos Aires.

"Un partido como éste merecía una mejor infraestructura, tenemos dos estrellas del fútbol sudamericano, Messi y Neymar (...)", dijo Sampaio.

Tite por su parte le restó importancia: "todos esos detalles sobre la sede del partido, la logística, son secundarios para mi". "Es un gran partido y hay que adaptarse", afirmó. 

Comentarios