Cientos de personas llegaron al estadio Pascual Guerrero de Cali este sábado para despedir a la leyenda del fútbol colombiano Freddy Rincón, quien murió el miércoles a los 55 años tras un accidente de tránsito.

La ciudad donde Rincón cautivó las miradas de los cazatalentos extranjeros a principios de la década de 1990 abrió las puertas de su estadio para que aficionados, dirigentes y glorias del fútbol colombiano rindieran un último homenaje al exjugador de Palmeiras, Corinthians, Real Madrid, Nápoles y del local América de Cali.

"Si lloramos, lloramos por sentimiento, aprecio y cariño.... Freddy es un ejemplo de vida para este país", dijo con voz entrecortada el DT mundialista Jorge Luis Pinto, quien en 1986 llevó a Rincón a la primera división del fútbol colombiano con el capitalino Santa Fe.

TAMBIEN PUEDE LEER: Falleció el exfutbolista Freddy Rincón, histórico ídolo de la selección colombiana


Frente a Pinto se conmovió una tribuna de hinchas con camisetas del América y de la selección Colombia, con la que el fallecido mediocampista disputó tres Mundiales (Italia-1990, Estados Unidos-1994 y Francia-1998).

Faustino Asprilla, René Higuita, Óscar Córdoba, el entrenador Francisco Maturana y otros ídolos de aquella generación dorada del fútbol cafetero acompañaron a Freddy Steven y Sebastián, hijos de 'El Coloso', en una tarima detrás de uno de los arcos.

Una misa católica dio inicio a la ceremonia, que también estuvo ambientada por música del pacífico colombiano, donde nació Rincón en un hogar pobre de afros.

El mediocampista entró en la historia mundialista de Colombia en 1990, cuando anotó el gol del empate 1-1 ante Alemania -a la postre campeona del mundo- con el que los cafeteros avanzaron por primera a la segunda fase del máximo certamen del fútbol.

A primeras horas del lunes se vio involucrado en un violento choque con un autobús que dejó cinco heridos, el más grave de ellos Rincón, quien sufrió un "trauma craneoencefálico severo".

Falleció la noche del miércoles en una unidad de cuidados intensivos en Cali. El viernes fue despedido con una caravana en su natal puerto de Buenaventura.

Comentarios